Seleccionar página

Cuidado con regularizar de forma voluntaria las retenciones mal calculadas por parte del empresario

Escrito por David García Vázquez

Abogado tributario y consultor independiente, con amplia experiencia en otros ámbitos del derecho, tales como el civil, mercantil y con profundos conocimientos en materia contable.

5 noviembre, 2019

En nuestro derecho tributario, existe la obligación por parte de los empresarios de retener  a los trabajadores, una cantidad monetaria de  los ingresos de trabajo que les corresponden a cada trabajador, en concepto del Impuesto  sobre  la Renta de las Personas Físicas (IPRF). En concreto, esta obligación se regula en el artículo   99.2 de  la  LEY 35/2006, de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y de modificación parcial de las leyes de los Impuestos sobre Sociedades, sobre la Renta de no Residentes y sobre el Patrimonio que establece:

“Las  entidades y las personas jurídicas, incluidas las entidades de atribución de rentas, que satisfagan o abonen rentas sujetas a este impuesto, estarán obligados a practicar retención o ingreso a cuenta, en concepto de pago a cuenta del IRPF correspondiente al perceptor, en la cantidad que se determine reglamentariamente y a ingresar su importe en el Tesoro”

Ante el cumplimiento de esta obligación, en muchas ocasiones el empresario que ha retenido de menos al trabajador, procede a regularizar esta situación en  las nóminas de los ejercicios  siguientes o el caso de contratos temporales, en las nóminas de los contratos siguientes. Respecto a esta práctica poco regular, lo cierto es que  en nuestra normativa tributaria, no se establece nada al respecto y por consiguiente, ha tenido que ser la doctrina administrativa y la  jurisprudencia de nuestros tribunales lo que ha regularizado dicha materia.

Así, la sentencia  del  TS de  la de la sala de lo social de fecha    22/06/2010, nº recurso 104/2009, en sus fundamentos de derecho se establece que:

“la empresa hubiera tenido que ingresar posteriormente cantidades no ingresadas a su debido tiempo, y con ello hubieran resultado beneficiados sus empleados, esto, por sí solo, no autorizaría a aquélla a verificar deducción alguna en las nóminas de los trabajadores, mientras éstos no hubieran prestado su anuencia o una resolución judicial firme autorizara a la empresa a hacerlo”

Y en el  ámbito tributario, podemos destacar,  la consulta, V2644-13, de 04 de Septiembre de 2013  que establecen que:

“Por lo que respecta a la posible repercusión al consultante del importe correspondiente a las retenciones no practicadas en su momento (ejercicio 2011) procede indicar que, conforme a lo dispuesto en el citado artículo 99, el incumplimiento de las obligaciones establecidas a los retenedores y obligados a ingresar a cuenta no permite en el ámbito estrictamente tributario (dada la inexistencia de norma legal o reglamentaria establecida al efecto) efectuar deducción alguna de los ingresos de los trabajadores ni reclamar cantidades a los mismos que se deban a retenciones no practicadas en su momento, circunstancia que evidentemente no excluye otras posibles vías de resarcimiento del retenedor respecto al «retenido».

Por consiguiente,  si es empresario y retiene  mal al  trabajador, le recomiendo que regularizare la retención  mal practicada  con el consentimiento del mismo, ya que la  empresa está obligada a practicar la retención ,en la cantidad que se determine reglamentariamente  (artículo 99.2 LEY IRPF)

Te puede interesar…

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.